Libertad financiera: las 9 reglas fundamentales para alcanzarla

En estos años en los que he enseñado la libertad financiera a miles de personas, tanto como personal coach como con mis seminarios, he identificado nueve reglas que considero fundamentales para planificar la libertad financiera.
Son reglas de varios tipos, algunas psicológicas, otras de comportamiento, algunas relativas a ti mismo y otras a tu relación con otras personas.

Estas son mis 9 reglas para tu libertad financiera.

1) Encuentra las razones profundas por las que quieres la libertad financiera
Es esencial que tengas al menos una buena razón para quererla. No basta con el deseo de ser rico o de no trabajar. Hay que tener un motivo fuerte y profundo, de lo contrario no lograrás deshacerte de todos los hábitos que hasta hoy te han impedido hacerte rico.
¿Puedes identificar las razones por las que quieres la libertad financiera? ¿Son razones suficientemente fuertes para sostenerte durante el accidentado recorrido que te espera?
2) Encuentra héroes financieros a los que imitar
Imitar a los mejores es una forma excelente de llegar a ser como ellos. Si una persona puede hacer una cosa, tú puedes copiarla y hacerla tú mismo, está demostrado. Por lo tanto, busca a personas que sean ricas o libres desde el punto de vista financiero y descubre todo lo que puedas sobre ellas: cómo se comportan, qué dicen, qué piensan. Si lo hago yo, también lo puedes hacer tú.
Lamentablemente, hay algunas biografías muy interesantes que no han sido traducidas al español, por lo que si sabes inglés podrás tener muchas más a tu disposición. ¡También puedes tomar a Alfio Bardolla como referencia leyendo mis libros!

Psicología del dinero. Descubre los prejuicios que te limitan en la relación con tus finanzas. DESCÁRGALO GRATIS.

3) Decide disfrutar la libertad financiera cada día
Créeme, no es fácil centrarse en la libertad financiera. La libertad no es cómoda, aunque ofrezca todas las comodidades del mundo. Seguir un comportamiento financiero de clase media es mucho más cómodo, pero nunca te dará la libertad financiera que deseas.
Por este motivo es importante que, cada día, elijas este camino difícil, pero lleno de enormes satisfacciones. Y esto significa que debes preguntarte si cada cosa que haces te acerca o te aleja de tu libertad financiera y, en función de la respuesta, actuar en consecuencia.
4) Elige con cuidado a tus amigos
Esta es una regla que para muchos es difícil de digerir. Los amigos, o más bien el entorno (amigos, familiares, conocidos, conciudadanos), es un potentísimo factor que influye en nuestro comportamiento.
Si tus amigos no comparten tus objetivos de libertad financiera, como es muy probable, no dejes que las limitaciones de su punto de vista menoscaben tus proyectos. Cambia de amigos, cambia de entorno, encuentra personas que compartan tu forma de pensar.
Probablemente, esta sea una de las principales ventajas de asistir a mis seminarios. Participar en Wake Up Call, por ejemplo, implica conocer a decenas de personas que piensan como tú y comparten tus mismos deseos y objetivos.
5) Paga bien a tus asesores
Una mentalidad equivocada es la de encontrar asesores que cobran poco y siempre pagar lo menos posible. Este es un error fatal si quieres crear tu libertad financiera.
Como explico en mi seminario Invertir en inmuebles, he creado un equipo de asesores y especialistas que son los mejores en sus respectivos campos. De esta forma tengo la mejor ayuda posible para mis inversiones inmobiliarias, y lo que invierto en ellos lo recupero multiplicado por cien cuando hago algún negocio.
Ahorra en otras cosas, como verás más adelante, no en la ayuda que te servirá para alcanzar tu libertad financiera.
6) Trata de obtener algún regalo
Esta regla parece contradecir la anterior, pero no es así. En este caso, me refiero a tus inversiones. Cuando hagas una inversión, trata siempre de obtener algo más de lo que se ofrece.
Considéralo un regalo de inteligencia financiera. Si haces una liquidación y el banco te pide 60.000 euros, trata de firmar a 50.000. Si estás invirtiendo en opciones, hay métodos que explico en mis seminarios que te permitirán hacer operaciones gratis. Si compras espacios publicitarios para anunciar tu negocio, solicita siempre publicaciones extra o un descuento posterior.
Parece un cliché, pero los ricos son ricos porque piden descuentos cuando es inteligente pedirlos.
7) Hazte experto en una fórmula y después pasa a la siguiente
La riqueza se aprende, siempre lo digo. Ganar dinero es como preparar una tarta: están los ingredientes y está la receta. La primera vez te quedará mal; después empezarás a coger práctica, a saber cómo mezclar los ingredientes, tal vez añadas tu toque personal, y te acabará saliendo riquísima. Habrás adquirido una fórmula que puedes replicar para multiplicar tus ingresos.
Llegado ese momento puedes aprender una nueva fórmula en un mercado distinto con métodos distintos. Así crecerás y te convertirás en una persona no solo libre, sino cada vez más fuerte económicamente.
8) No te compres juguetes a crédito
Como probablemente sepas, yo llamo «juguetes» a todos los gastos que no aumentan tu flujo de caja, sino que incluso lo reducen y solo producen una gratificación emocional y temporal. A veces es bueno concederse algún juguete, y yo soy el primero que lo hace.
Pero no a crédito. Cuando quiero un nuevo coche deportivo no lo compro a plazos ni con un leasing; espero hasta crear el dinero que necesito para comprarlo (con un nuevo negocio o inversión) y después lo pago en efectivo. Es un juguete, pero no deben nunca –repito, nunca– añadir deuda «mala» a mis cuentas.
Como dice un amigo mío millonario, el verdadero símbolo de estatus no son las tarjetas de crédito platino, son los contactos.
9) Págate primero a ti mismo
He dejado para el final esta regla, que es esencial para tu comportamiento con el dinero: págate primero a ti mismo.
Con «primero» me refiero a antes que a nadie: antes que a los proveedores, antes que los impuestos, antes que el IVA. Decide qué porcentaje de cada ingreso está reservado para ti (p. ej., el 20%) y apártalo, por ejemplo, en una cuenta de depósito, listo para ser usado como inversión o como reserva en función de la cantidad y de tu situación financiera.
Esta regla es importante por dos motivos: te acostumbra a ocuparte de tu dinero y a tener disciplina con él. Tal vez haya periodos en los que necesitarás todo el dinero que ganes, y será difícil pagarte a ti mismo: esos son los momentos que forjan tu carácter en relación con el dinero, y sentarán las bases para tu libertad financiera. Págate primero a ti mismo.
Como ves, se trata de reglas sencillas, pero con frecuencia van contra los comportamientos habituales. O por lo menos, los comportamientos de las personas que, por desgracia, no han alcanzado la libertad financiera.

Psicología del dinero. Descubre los prejuicios que te limitan en la relación con tus finanzas. DESCÁRGALO GRATIS.

Hasta la próxima cita con tu libertad financiera,
Alfio Bardolla

Cerrar menú
×
×

Carrito